Análisis del Informe Mundial sobre las Drogas 2023: La promesa y el peligro de volverse ecológico
Enero 2024.

• Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC)
• Corporación VisoMutop
• Observatorio Mundial de Políticas de Drogas (GDPO)

Resumen ejecutivo:

Con un formato que incluye no solo el uso continuo de folletos separados, sino también un nuevo elemento complementario en línea basado en la web, el Informe Mundial sobre las Drogas 2023 presenta, como siempre, una impresionante variedad de datos y análisis en gran medida accesibles y fáciles de usar sobre lo que La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) sigue refiriéndose como el ‘problema mundial de las drogas’. Al hacerlo, los lectores pueden identificar muchas tendencias familiares y predominantemente alarmantes con respecto a la creciente escala y complejidad del mercado de drogas ilegales. También se nos informa, una vez más, de las desigualdades persistentes relacionadas con una variedad de respuestas oficiales e intervenciones políticas, incluida la disponibilidad de opioides farmacéuticos para consumo médico e importantes barreras al tratamiento.

Como en años anteriores, el Informe sigue siendo reticente a discutir explícitamente una serie de enfoques basados en evidencia, incluida la despenalización de la posesión de drogas para uso personal y la reducción de daños. De manera relacionada, la relativa falta de compromiso de la ONUDD con la intersección entre la política de drogas y los derechos humanos significa que sigue siendo un caso atípico dentro del sistema más amplio de la ONU; una situación que se vuelve más cruda a medida que otras agencias y organismos se centran cada vez más explícitamente en la conexión.

Dicho esto, siguiendo el Informe del año pasado, es bienvenido ver que la UNODC continúa centrando su atención en la relación entre las drogas y el daño ambiental. La publicación de 2023 dedica un espacio considerable a la cuestión en forma de un análisis en profundidad de ‘El nexo entre las drogas y los delitos que afectan el medio ambiente y la delincuencia convergente en la cuenca del Amazonas’. En consecuencia, revela el uso emergente de la criminología verde por parte de la Oficina como lente a través del cual ver una cuestión cada vez más apremiante. La perspectiva adoptada es importante ya que la ONUDD posee un considerable «poder productivo» para establecer agendas y dar forma a narrativas dentro de los debates sobre control internacional de drogas. Si bien no es la única que constituye un enfoque disciplinario beneficioso, la criminología verde ofrece una promesa sustancial para un análisis continuo. Sin embargo, su naturaleza «crítica» fundamental significa que su despliegue va acompañado de desafíos importantes.

Habiendo explicado los criterios de selección para el alcance geográfico del estudio, el Informe analiza la situación dentro de la región utilizando un nuevo marco conceptual «preliminar» a través del cual comprender mejor el «ecosistema del crimen». Esto incluye la introducción del concepto de delito convergente. En este contexto, el debate incorpora la idea de impacto ambiental directo e indirecto (en particular, deforestación y ‘narcodeforestación’), la diversificación relacionada de las organizaciones criminales en una variedad de mercados ilegales y el papel de los grupos de narcotráfico en el socavamiento del Estado de derecho y amplificación del impacto de las economías criminales. Aunque no está exento de problemas, el debate también se centra, hasta cierto punto, en el impacto ambiental negativo de las intervenciones en materia de políticas de drogas, en lugar de simplemente en los mercados ilegales de drogas.

Si bien también tiene un alcance limitado, el espacio dedicado a las comunidades y poblaciones indígenas indica el potencial de la criminología verde para ir más allá de una preocupación por la criminalidad y los actores criminales y centrarse en cambio en los daños asociados y las víctimas de los mercados ilegales. Sin duda, el enfoque conecta bien con las discusiones sobre justicia ambiental y derechos humanos y como tal podría hacer mucho para mejorar el compromiso limitado y cauteloso de la ONUDD hasta la fecha.

Sin embargo, si se adopta en toda su extensión y en línea con las intenciones de sus fundadores y defensores clave, la crítica estructural inherente a la criminología verde genera un dilema clave para la Oficina: ¿cómo lidiar con el paradigma prohibitivo general? El enfoque ciertamente tiene el potencial de generar una muy necesaria comprensión mejorada de la compleja realidad dentro de la cuenca del Amazonas, incluso mediante la integración legítima del problema de las drogas en una cartera más amplia de actividades criminales y los daños ambientales resultantes. Sin embargo, a pesar del carácter cada vez más obvio de ineficacia y daño de la prohibición global de las drogas, la ONUDC sigue siendo incapaz de cuestionar el sistema que la sustenta y aplicar el análisis verdaderamente holístico e integrado que se requiere.

WDR 2023 Response FINAL